viernes, 4 de febrero de 2011

Pensando en Proust VIII: Mis citas preferidas

Paradójicamente, un autor tan relevante en el canon internacional como Proust no es famoso por sus citas, que en verdad nos son desconocidas. No es la falta de talento la que propicia esta situación, sino la extensión de sus hipotéticas máximas y la excesiva contextualización de las mismas dentro del texto. Recordemos que una frase de este autor entre subordinaciones de todo tipo, coordinación y yuxtaposición puede llegar a ocupar una página entera. A esto debemos añadir que su significado rara vez es independiente, ya que, por paradójico que parezca, mientras el hilo argumental de cada volumen es sumamente independiente hasta el punto que se pueden leer por separado, los frases funcionan como meros engranajes de una gran maquinaria descriptiva como es Proust.
Tal vez citar a Marcel, visto lo visto, no tenga mucho sentido, sin embargo, no quería cerrar este ciclo de entradas dedicadas a él sin hablar de algunas oraciones favoritas. Os añado dos, a continuación, las cuales, por el mencionado problema de la descontextualización, es muy probable que no entendáis en la amplitud del significado que las entendí yo. Como veréis están fragmentadas, porque no puedo incluir la oración entera. Os ruego seáis comprensivos, no ha sido fácil seleccionar frases en un texto tan extenso y con una gramática tan complicada.
a)“…un rey prefiere dar por esposa a su hijo la hija de un rey destronado que la de un presidente de la república…” A la sombra de las muchachas en flor
b) “…un cuerpo humano, aunque sea un cuerpo amado, como era el de Albertina, a unos metros de distancia, a unos centímetros, nos parece estar lejos de nosotros.” Sodoma y Gomorra
Bien, y hasta aquí Proust por ahora. Prometo no hacer otra entrada sobre él hasta haber acabado el último volumen de su obra. Gracias a todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario