martes, 1 de febrero de 2011

The sense of good taste

Es curioso pensar como ha ido mutando el gusto a lo largo de la historia en la sociedad. La sucesiva evolución del arte en movimientos opuestos entre sí posiblemente sea la mejor muestra de que el gusto va mutando y que no tiene en absoluto un carácter estático. Sin embargo, el cambio colectivo no puede existir sin un cambio individual, y es verdaderamente sorprendente en cuan poco tiempo pueden variar los gustos de una persona, verbigracia un servidor.
Hace dos años prefería El Rioja al Ribera del Duero. Hace siete meses dejé los Ducados por el Malboro (recientemente me he pasado a los puritos). Hace cinco meses decidí ponerme la camisa por dentro en lugar de por fuera, como la había llevado hasta entonces; lo sé es anticuado, pero estaba harto de comprar cinturones que luego no podía lucir. Y hace cuatro meses empecé una inmersión en el concepto del arte vanguardista que ha revolucionado mi sensibilidad artística así como mi percepción del concepto de “belleza”.
Si hace unos cientoveinte días me hubiesen dicho que llegaría a apreciar un retrato del papa Inocencio X por encima del de Velázquez, hubiese dicho que me parecía ridículo. Hoy estoy ansioso de colgarme una lámina del Inocencio X de Francis Bacon. He pasado de no entender la abstracción, el dadaísmo y el arte no figurativo en general a imitarlo en algunos de mis escritos y a reverenciarlo en otros. Ahora veo en el Blanco sobre blanco de Malevich un pináculo de la historia del arte en lugar de un timo. Y, para ponerle la guinda al pastel, he terminado menospreciando el concepto de arte como algo elitista, sólo al alcance de unos pocos privilegiados con dotes para ella; no, el arte está al alcance de todos, especialmente de los niños. Esa es la conclusión más sólida a la que uno llega cuando culmina su viaje por los artes de vanguardia.
Podría aprovechar para dar las gracias a mi profesor de historia del arte, un carroza donde los haya, que, así como mi padrastro me enseñó a no valorar el vino por sus etiquetas comerciales, me ha mostrado que arte no depende del trabajo técnico sino de su profundidad conceptual, pero no lo voy a hacer porque estamos cerca de evaluaciones, por lo tanto le pospondremos el homenaje hasta ver como se porta. En vez de hablar de cómo la pasión de un hombre por transmitir en un aula algo más que conceptos académicos vacíos de esencia puede calar en el alumnado predispuesto de forma profunda, mejor os animo, queridos seguidores a plantearos si queréis modificar alguno de vuestro gustos. A veces pequeños –o grandes- cambios pueden llevarnos a descubrir una parte de nosotros hasta entonces desconocida y si tenemos el valor de probar cosas nuevas, abriendo nuestras mentes por lo general obtusas, podemos llegar a ampliar our sense of good taste.

7 comentarios:

  1. Res millor que un bon professor per convertir Malèvitx en un cop de puny en la boca de l'estómac :)

    ResponderEliminar
  2. Hola Clidice, fa goig de de sentir una metàfora tan "sàdica" per un text tant pobre. A mi m'agraden més les metàfores sexuals, però en qualsevol cas l'important d'una metàfora no és el concepte figuratiu, sinó el concepte evocat i entenc perfectament allò que em vols dir.

    ResponderEliminar
  3. Eduard, em penso que abans és "l'obertura de mires", que és causa i no conseqüència del que jo anomenaria "evolució" en un sentit gens biològic. No obstant, sempre m'ha sorprés que aquesta evolució que es dona sobretot a nivell estètic -i pictòric, per ser més específic- habitualment no va més enllà.
    En el teu cas, constato que s'han combinat dos factors -la ment oberta i el bon professor- per que es produeixi aquesta evolució a nivell estètic. I amb la teua edat, estic convençut que l'oncle Malevitx aviat serà superat i quedarà enrrere. L'evolució, per una ment oberta, resulta imparable :)

    ResponderEliminar
  4. De veritat que un no pot posar exemples. Vaig trobar que Malevitx era repressentatiu de la idea que volia mostrar, però tots us heu quedat amb el nom... En fi, espero continuar evolucionant.

    ResponderEliminar
  5. Eduard, la pregunta és:
    La importància està en el professor o en el receptor? Mira els teus companys i observa si aquest fenomen també s'ha produït en ells...

    ResponderEliminar
  6. M'hi fico eh! Galde el professor és essencial, ja ho sabem que no tots els alumnes seran commoguts, això de "tots som iguals i tots podem aprendre el mateix és una barbaritat", però quan un professor et posa la Primavera de Boticcelli i el Quadrat negre de Malèvitx i et diu: "això és art? i per què?" Ja saps que hi haurà moguda i només et cal anar a comprar les crispetes :)

    ResponderEliminar
  7. Jo estic amb la Clidice. És un treball recíproc l'ensenyament, això és un fet Galderich. Però també és un fet que quan es transmet passió la recepció és sempre més efectiva, i l'alumnat, fins i tot el que no és receptiu, ho nota (i ho comenta).

    ResponderEliminar