domingo, 3 de abril de 2011

¿De qué servirá...?

Todas las personas cada día de nuestra vida hacemos cosas que nos aportan algún tipo de satisfacción, sin que, en la hora de la verdad, sepamos si nos traerán algún rédito o, simplemente, si serán útiles para algo o para alguien.
Ayer y antesdeayer, ojeando yo los periódicos (digitales, que son más baratos), me planteaba que tengo la maldición de Casandra, aquella hija del rey Príamo de Troya, a quien Apolo concedió el don de la predicción, con la contrapartida de que nadie creería sus profecías. Así que, cuando la pobre chica predijo que la ciudad sería destruida si el caballo entraba en ella, nadie la creyó.
En mi caso no es exacto hablar de “profecías” u “oráculos”, sino de ver las cosas ligeramente más claras que el resto de la humanidad, sin librarme por ello del cúmulo de contradicciones internas que llevamos todos los de la especia. No soy el único en este mundo que lleva la maldición de Casandra, cualquier persona con unos mínimos culturales de historia y de la naturaleza humana puede ver ciertas cosas como partes de un proceso inevitable, cuando éstas ocurren al fin. La gente nunca llegará a entender sus advertencias, preferirá no hacerle caso, y, luego de que todo haya sucedido, decir “Mire usted, parece que tenía razón”.
Mientras ayer ojeaba los periódicos pude ver un par de noticias muy breves en lo referente al asunto de Costa de Marfil. Había leído algo al respecto en enero, cuando, si recordáis, escribí una entrada al respecto en el blog. Ya en enero tuve claro que el conflicto acabaría en guerra civil. ¿Me sirvió de algo verlo? ¿De que servirá cultivarse intelectualmente y poder llegar a tener una óptica más amplia del mundo si no puedes ponerla al servicio de la gente? En 2007, anoté varias veces en mi diario que una crisis económica era inevitable tal como iban las cosas, sin embargo, no estoy presidiendo Caja Madrid. Bueno esto último ha sido un poco frívolo por mi parte, más aún teniendo en cuenta que no soy el único afortunado –o desafortunado- que tuvo claro nuestro futuro, de la misma forma que no soy el único que sabe que la recuperación llegará muy temprana en 2014. Cada vez tengo más claro que la mayoría de cosas que hago en el ámbito intelectual no tienen ningún fin más allá de la autocomplacencia o de servir a mi propia vanidad ¿De que servirá intentar tener una visión global a largo plazo en una sociedad cortoplacista?
Ayer comí con un buen amigo mío, el cual demostró tener un amable concepto de mí al calificarme de filántropo. Es muy posible que el señor Ariza sea un filántropo, pero lo es desde el paternalismo, que es mucho peor que ser misántropo.

Adiós compañeros de la maldición de Casandra.

2 comentarios:

  1. Ha, ha... ni oráculo ni prediccions, això se'n diu aplicar la lògica. El problema és que qui mana no aplica la lògica!

    De totes maneres, i aprofitant la teva síndrome de Casandra, hi ha una pregunta:
    -Sortirem de la crisi el 2014 perquè Catalunya serà independent tal com va pronosticar un altre filàntrop com Carod Rovira? ;-)

    ResponderEliminar
  2. Mira que t'agrada provocar el personalXD Et podria respondre que cap al 2014 Catalunya, Llombardia, el Baix Tirol, Baviera i Bretany es separan de les seves nacions constituint estats pobles, però no penso fer-ho. Més aviat t'aviso que cap al 2014 li encarregaran a Ricardo Bofill un nou plànol de Barcelona, amb nous edificis i sobretot es centraran amb la zona de Sant Gerbasi.

    ResponderEliminar