miércoles, 20 de abril de 2011

El político desinteresado (sin interés)

El otro día en una tertulia política improvisada, en el bar del Ateneu barcelonés, se discutía a ver como iba a llegar al poder Rajoy.
La verdad es que, cuando a menos de un año el principal partido de la oposición lleva casi 12 puntos de ventaja, me parece bastante improbable que el PSOE pueda salir ganador independientemente del candidato. Sin embargo, al pensar en Rajoy, no veo yo a un líder querido por los propios, ni admirado por los ajenos. Es más bien una figura patética que va a tomar el poder sin ningún tipo de carisma y sin haber demostrado capacidad de gestión alguna. Su escalinata a La Moncloa no se traza con peldaños propios sino con el desgaste del partido que ocupa el poder más la inercia de buena parte del electorado que deposita, ilusamente, las esperanzas de que un cambio de capitán puede arreglar ipso facto las vías de agua que lastran la nave.
No lo dije en la discusión porque me pareció un comentario un tanto presuntuoso, pero a mí el perfil de Rajoy me recuerda mucho al de este simpático señor.

Eduard Heath, ministro del Reino Unido entre 1970 y 1974. Había desempeñado las funciones de ministro de exteriores durante un breve período de tiempo en el gobierno Macmillan (1957-1964). Estando en la oposición, bajo el ministerio laborista de Wilson (1965-1970), el partido le nombró su líder, aunque ya por aquel entonces se perfilaba otra figura con mucho más aplomo, Margaret Thatcher. Ella, sin embargo, era mujer y excesivamente radical para que ciertas áreas del partido la prefiriesen a un líder más anodino. Tan pronto como perdió las elecciones frente a Wilson (que volvió a presentarse tras cuatro años de oposición) su partido le remplazó por Margaret Thatcher.
No creo que nadie cuestione este razonamiento. Rajoy es un líder que no tiene un solo partidario por su persona y todos los tiene por las funciones que despeña y a veces a pesar de estas. Además creo que no voy a ser tan optimista como para pensar que Rajoy vaya a igual de algún modo los logros de Heath que, quieras que no, nadie le quita el mérito de meterse en 1973 dentro de la Unión Europea junto con Irlanda y Dinamarca o de gestionar de un modo más o menos decente los problemas de Irlanda del Norte.
Esperemos que alguna entidad metafísica se apiade los españoles.

2 comentarios:

  1. El dubte és: qui serà el Margaret Thatcher que substitueixi en Rajoy? Aquest Margaret Thatcher serà Esperanza Aguirre?

    PD. L'ús del masculí és volgut. Com a feminista no crec que la Thatcher sigui un model de governar el món alternatiu al maldestra masculí.

    ResponderEliminar
  2. Jo no´ho tinc clar qui serà el mebre de la vessant dura del PP per substituir en don Marianico. Certament Aguirre té molts punts.
    D'altra banda, això del model femení i el masculí m'ha semblat una gran vejanda, t'ho dic amb tota la franquesa. Jo veig persones amb més voació de servei mentres ocupen un càrrec públic i d'altres que són més dèspotes. Pensa en Caterina de Medici, Isabel la Catòlica, Maria I la sanguinaria o més recentment "La Pasionaria". No sé que dir-te'n, però no entenc perquè a una dona amb poder (independentment de l'època) se li ha de presuposa un canvi respecte d'un home.

    ResponderEliminar