viernes, 2 de septiembre de 2011

¿Algún grupo político...?

-¿Algún grupo político se opone?
Esto ha preguntado el Presidente del Congreso de los Diputados, Su Excelencia don José Bono, cuando PP y PSOE han presentado una enmienda transversal de última hora. El objetivo de ésta era conseguir que CIU apretase el botón de votar, aunque fuera para abstenerse, en lugar de petrificarse, como finalmente han hecho, en el momento de la votación. Este tipo de enmiendas, las que se presentan a última hora, pueden, sin embargo, ser vetadas por el portavoz de cualquiera de los grupos. Gaspar Llamazares, portavoz de IU (y único diputado) así lo ha hecho.
A la salida de El Congreso, Durán i Lleida aseguraba que su grupo no hubiese votado de todas formas. Queda eso para los misterios de estas Cortes modernas que darán, dentro de unos años, tanto que hablar como las medievales.
 Congreso de los Diputados
Dentro se negoció hasta el último momento para conseguir la incorporación de CIU a la votación. El PNB, BNG, ERC, IU e IVC abandonaron el hemiciclo, dejando así a sus circunscripciones de sus 14 diputados sin representación. Una aplastante mayoría, 316 diputados tiró adelante la reforma de la Carta Magna. Y sólo cinco votos fueron contrarios: 2 del PSOE, 2 de Coalición Canaria y 1 de UPyD.
La próxima semana, la cámara alta, El Senado, debe terminar la aprobación de la reforma. Por último, Su Majestad deberá sancionar la nueva Carta Magna.
Esta reforma, no es ilegal, ni ilegítima como algunos argumentan. El Título X de la Constitución de 1978 da a Las Cortes la facultad de obrar así. También establece que debe presentarse una mínimo, sine qua non, del 10% de representantes de una cámara (35 diputados en El Congreso) para que se convoque el referéndum. Además soy de la opinión particular que esta reforma destinada a limitar por ley el techo de gasto no supone en sí misma una amenaza para el estado del bienestar y sí un elemento tranquilizador para los mercados, gracias en parte a su propia irracionalidad.



Interior del Pleno

El nuevo artículo 135 estable límites de endeudamientos. Sólo en tres supuestos la Nación se puede endeudar por encima de lo establecido: crisis económica, catástrofe natural y situación de emergencia. El tercer supuesto permite a cualquier gobierno progresista con voluntad de salvaguardar nuestro estado del bien estar convertir a través de una ley orgánica cualquier prioridad en sanidad, educación u otro asunto en “una situación de emergencia”. Cierto que una casta política que llegase al poder podría hacer recortes sociales amparándose en el nuevo artículo 135, pero desengañémonos. También podría obrar así llegado el caso, sin él.
Por qué no se ha convocado un referéndum para el 20 de noviembre, a modo de tercera y práctica urna que ratificase la voluntad popular, es algo que aún no entiendo. Tal vez, los poderes políticos temen al pueblo enfadado capaz de rebotarse contra cualquier cosa. Pero teniendo en cuenta que ninguno de los dos grandes partidos se desintegra en las encuestas dejando paso a grupos de derecha o izquierda más pequeños, sería este un punto de vista bastante paranoico. Creo que de hecho es precisamente la confianza en representar la voluntad ciudadana lo que lleva Parlamento a ser tan altanero.
Los políticos nos miran. Somos ajenos a su complejo sistema de funcionamiento: el legal, el burocrático, y el de las luchas internas en los partidos. En tales circunstancias, han tomado la paternal decisión de apaciguar a los mercados, pensando solamente en el interés ciudadano.
Hemiciclo vacío.
Realmente el despotismo ilustrado sufragado terminará por hartar a la gente. Ya no porque resulte incomprensible, sino por su falta de ilustración. Y por su falta de cortesía.
-¿Algún grupo político se opone?
¿No hubiese sido más adecuado preguntar si el representante de alguna circunscripción se oponía? Porque aunque a veces demuestren no saberlo, debieran aprender Sus Señorías los diputados que ninguna de las dos cámaras legislativas el kindergarten de los partidos. Los partidos, instrumentos necesarios para la coordinación del país, no se representan a sí mismos ni a sus propios intereses, o no deberían hacerlo así… Independientemente del color, cada diputado representa a un grupo de ciudadanos (mayor o menor según la circunscripción provincial) y a ellos se deben. Desgraciadamente, estoy convencido de que, del mismo modo que casi ningún español sabe cuál es el diputado electo por su circunscripción ni conoce los nombres de los cuatro senadores de su provincia, muchos legisladores tampoco saben a quién representan exactamente dentro de la nación.
Cortes españolas del Franquismo. Órgano en vigor de  1942 a 1977

Este sistema durará más o menos. Las elitistas preocupaciones intelectuales son demasiado minoritarias para que su falta de ética derribara al propio sistema. Sin embargo, sí basta para que no sea un puntal de acogida en los momentos críticos. Cuando en un sistema, las instituciones deben protegerse durante períodos de crisis, en lugar de ser aclamadas, algo importante está fallando.
-¿Algún grupo político se opone? A mi razonamiento, quiero decir.





4 comentarios:

  1. El problema dels partits polítics comença a ser endèmic. S'ha de suprimir el Senat com les Diputacions per a una racionalitat més gran de l'administració. Això hauria d'entrar a la Constitució com altres temes (foteu-li el de la successió reial!) ja que una constitució que fa tant de temps que sobreviu quan el món ha canviat demana un maquillatge, començant pel tema dels partits polítics.

    On no coincideixo amb tu és en el tema que no afecta a l'estat del benestar. Afectarà claríssimament perquè en aquest país en compte de seguir (no perseguir!) fiscalment a les classes pudentes (amb el doble sentit) es grava el consum que és un impost no equitatiu. En fi, anem de mal a pitjor i el fet que ho portessin tant en secret i a correcuita els delata.

    ResponderEliminar
  2. Tan moderat amb le Papa i tan crític amb les Corts. ¡Ai! A veure, això de les retallades socials és, com tot l'article de fet, una opinió personal meva, que més o menys he argumentat. Evidentment entenc el teu punt de vista, un xic més pessimista.
    D'altra banda, no crec que calgui suprir el senat. La majoria d'estats d'aquest món són bicamerals: França, Alemanya, EUA, Regne Unit (sé que aquest no és el mateix), Rússia o el Canadà i ningú creu que s'hagi de suprimir al cambra territorial. Només s'ha de replantejar.

    ResponderEliminar
  3. mai he vist un obra de teatre tant dolenta....i mira que l'han fet més vegades que ben-hur. No tenen credibilitat i per aquest camí no la aconseguiran

    ResponderEliminar
  4. Garbí 24, diuen que els millors actors són els que no saben que actuen. És ben curiós que en aquest cas fos a la inversa.

    ResponderEliminar