lunes, 2 de marzo de 2015

La espuma del jabón




Me he disuelto
en la agitación afrodisíaca
del agua cálida.

El remolino de vuestra carne,
una galaxia en miniatura
cristalizaba sus jadeos
en las burbujas de mi espuma.

Ese fuego que arde
hasta dentro del agua
se encendía, se reavivaba…
                                               Humeante…
Olía a hidrógeno
                                   de una estrella cercana.

Luego llegó la calma.
En el hueco de un átomo
(más distancia no separaba vuestros cuerpos)
se abrió un vacío cósmico confortable.

Y ya no hubo más sonidos.
En la bañera dos constelaciones se abrazaban.
Ya ni siquiera su chapoteo
se oía entre mi aroma.

Y yo quedé
suspendido cual anodina nebulosa,
hasta que al agua devoró el desagüe.

3 de octubre de 2014

Eduard Ariza

viernes, 27 de febrero de 2015

En defensa de Santiago Vidal


"El Pleno del Consejo General del Poder Judicial ha acordado hoy, por 12 votos a 9, imponer una sanción de 3 años de suspensión al magistrado de la Audiencia Provincial de Barcelona Santiago Vidal Marsal como responsable de una infracción disciplinaria muy grave prevista en el artículo 417.14 de la Ley Orgánica del Poder Judicial (ignorancia inexcusable en el cumplimiento de los deberes judiciales)." Publicació de web oficial del Consell General de Poder Judicial d'ahir 26 de febrer de 2015

Coat of Arms of the General Council of the Judicial Power of Spain.svg
Escut del Consell General del Poder Judicial 

Cada vegada m’inquieta més veure com la coherència esdevé un pecat. Ahir, amb gran decepció, vaig assabentar-me de la noticia de la sanció de tres anys de suspensió contra el jutge Santiago Vidal. A les xarxes socials, dintre dels grups unionistes que freqüento, encara em va decebre més l’alegria exaltada amb què s’acollia la decisió.
Suposo que per molta gent això de la qüestió sobiranista no és un debat, sinó una guerra que no coneix cap norma de cortesia. L’important és destruir l’adversari, tant se’n dóna com o per què.
Malauradament, sempre he tingut el mal costum de no callar-me quan penso diferent. Us ben asseguro que és un defecte. Així que vaig dir, en aquells fòrums, que no compartia els criteris de la sanció. Dues grans rèpliques em van fer: una, que al haver-se declarat obertament independentista ja no era un jutge imparcial, i l’altra, que si no li agradava la constitució que se n’anés a casa seva. La darrera es ben fàcil de replicar, ja que si tots els que no hi estem d’acord en que la dona sigui inferior a l’home en la successió al tron (art. 57.1 CE) no poguessin participar de la vida pública o funcionarial, l’Administració i les institucions quedarien buides.

Santiago Vidal

Tampoc crec que ningú hagi de patir per la possible parcialitat de cap jutge, atès que la Llei Orgànica del Poder Judicial tassa un important nombre de causes (art. 219 LOPJ) per les quals una part en un procés o la fiscalia mateixa poden recusar-lo, és a dir, demanar-ne la substitució per un més imparcial quan aprecien alguna d’aquestes causes. Aquest sistema s’aplica amb una freqüència relativament alta, i amb total normalitat, dia a dia als tribunals.
Com anècdota, us puc explicar que vaig conèixer en Santigo Vidal al juny del meu primer any de carrera, a unes jornades sobre dret civil català que organitzava la UNED. L’home no va causar-me massa bona impressió. Cal reconèixer que sóc un figaflor susceptible pel que fa les bones maneres, com sap tothom qui em coneix. O sigui que no sé fins a quin punt val la meva opinió.
Perquè m’entengueu, a la ponència, sense que tragués el cap a res, va aparèixer el tema de la independència. També va fer una defensa aferrissada dels scratches. Al torn de preguntes, però, quan li van preguntar si veuria bé que li fessin un scratche a jutge la sentència del qual desagradés, va matisar que sí, tot i que calia fer-los amb respecte i guardant la distància.


Personalment, més em va molestar la frivolitat amb què va qüestionar la presència de les màximes i locucions llatines a la literatura jurídica. I encara més, la maca de delicadesa que va exhibir al menjar-se, sense gaires angoixes, quasi bé tres quarts d’hora de la conferència del següent ponent.
En els darrers dies, aquest posat un pèl egocèntric i la seva actitud de showman en alguns platós, li han estat retrets com si justifiquessin la imposició de la sanció. Cal recordar que les lleis no tenen per tasca castigar a qui no ens acabi de fer el pes. Pel que fa als qui directament li retreuen les seves idees, què es pot dir, sinó que no estan penades en democràcia.
Qui ha sancionat a Santiago Vidal? Què és el Consell General del Poder Judicial? Doncs bé, l’art. 122.2 de la constitució el defineix com “l’òrgan de govern del poder judicial”. Aquesta expressió, “òrgan de govern” cal matisar-la. El jutges són independents. Per mandat constitucional, en l’exercici de les seves funcions. només obeeixen la constitució i les lleis. Per tant ningú, ni tan sols el CGPJ, els pot donar ordres. Les seves funcions es vinculen a tasques disciplinaries com els ascensos en la carrera judicial, les inspeccions de jutjats i en el seu cas les sancions. També emet informes consultius pel Consell de Ministres quan es reformes lleis que afecten al Poder Judicial i al sistema penitenciari, entre d’altres.

Composició del CGPJ.

Pel que fa a la seva composició, la constitució estableix que el formin 20 membres que n’escullen el President qui a més és simultàniament President del Tribunal Suprem (art. 122.3 CE). Dotze han de ser jutges i els vuit restant juristes de reconegut prestigi. En principi només aquests darrers haurien de ser escollits per les Corts.
Malauradament, la vigent Llei Orgànica del Poder Judicial disposa (art.111, 112 i 113) que les associacions de jutges triïn una llista de 36 noms de la qual el Congrés, per majoria de tres cinquens dels seus membres, en n’escull sis dels proposats. Dels trenta restants, el Senat n’escull sis més per la mateixa majoria. Pel que fa als vuit juristes de reconegut prestigi cada cambra en tria quatre, també per majoria qualificada.
No cal ni esmentar fins a quin punt aquest sistema afecta a la independència de la institució. Sense anar més lluny, la sanció contra Santiago Vidal sembla aprovada pels dotze vots de la vigent majoria conservadora. Els nou vots en contra, que ben aviat espero publicaran els seus vots particulars, composen el sector més progressista de l’òrgan.

Carlos Lesmes 14.03.28 Presidente C.G.P.J. 4.jpg
Carlos Lesmes, President del CGPJ i del Tribunal Suprem.

De les moltes causes que recull com a motiu de sanció greu per un jutge l’art. 714 LOPJ, el punt 14 és pot ser el més inconcret de tots “ignorància inexcusable del compliment dels deures judicials”. Però com que cap dels més concrets, com ara haver utilitzat el seu càrrec per obtenir tracte de favor o filiació política, se li podien aplicar s’han acollit a aquest concepte indeterminat.
No hi ha un consens a la doctrina sobre a què fa referencia aquest punt 14. Les interpretacions més restrictives l’apropen al principi iura novit curia que imposa a jutges i magistrats els deure de conèixer totes les lleis aplicables. D’altres interpretacions són més obertes. En qualsevol cas, costa considerar-lo subsumible a una activitat acadèmica, com és fer un esborrany constitucional, fora de les seves hores de treball.

Façana del Tribunal Suprem

En definitiva, per molt que em dolgui dir-ho, la sanció obeeix a motius més polítics que no pas jurídics. De totes maneres encara no s’ha de donar tot per perdut. Malgrat sigui “l’òrgan de govern del Poder Judicial” no és cap tribunal, sinó un òrgan administratiu. Per tant totes les seves decisions poder ser recorregudes als tribunals del contenciós-administratiu, en el seu cas el Tribunal Suprem. El procediment, salvant les distàncies, és com recorre una multa de trànsit.
Tinc moltes esperances que el senyor Vidal presenti aviat un recurs a la Sala 3ª del Tribunal Suprem. Amb una mica de sort, revifarem el Poder Judicial de la contaminació política.


Us deixo l'enllaç amb la weeb oficial del CGPJ

http://www.poderjudicial.es/cgpj/es/Poder-Judicial/En-Portada/El-CGPJ-sanciona-con-3-anos-de-suspension-al-magistrado-Santiago-Vidal



lunes, 9 de febrero de 2015

Caída

Quiero llorar
con la cabeza pegada a la hierba

para que mis lágrimas
las engulla la arena gris.

Quiero llorar
oculto bajo vuestras costuras

donde no me veáis
pudriéndome por este veneno.

ni regurgitando la angustia.

8 de mayo de 2014

Eduard Ariza

jueves, 29 de enero de 2015

"Paz en la Guerra" la novela bilbaína de Unamuno

"Es el inconsciente anhelo a la patria espiritual" Paz en la Guerra

Una tirada más bien corta de Paz en la Guerra apareció en las librerías españolas de 1897. Por entonces, cuando todavía faltaban décadas para que Azorín concibiera la idea de la Generación del 98, Unamuno era algo conocido como articulista filósofo y apenas como literato.

Paz en la Guerra (1897)

Más que “su primera novela”, esta obra debería considerarse la única manifestación del escritor en este género. Tal como el propio Unamuno explica en el prólogo a segunda edición, las obras que escribió después Niebla, Don Sandalio el jugador de ajedrez o San Manuel Bueno Mártir ya no fueron novelas, sino nívolas, género él mismo definió. En ellas, la descripción física del personaje y el lugar desaparecen en favor de un largo diálogo diáfanamente filosófico. Pero en Paz en la Guerra sí encontramos las descripciones esperables de la narración novelesca.
La historia de esta novela transcurre en el País Vasco y Navarra durante la tercera guerra carlista 1872-1876. Tal suceso histórico no es ajeno a la vida de Unamuno –ya se sabe que menos ajena a su biografía es su obra. En su infancia, el escritor conoció el cerco carlista a Bilbao. Muchas de sus experiencias vitales de aquella época, especialmente el recuerdo de la destrucción causada por el cañoneo sobre la ciudad, aparecen en estas páginas.

Miguel de Unamuno (1864-1936)

En esta historia se refleja el carácter de la sociedad vascuence de finales de S XIX. Unamuno fue vasco y muy a su manera –renegando del euskera a favor de un vasco universal no regionalista- se mantuvo fiel a esa identidad a lo largo de toda su vida. Sin embargo, dentro de su obra literaria apenas aparece, salvo esta excepción.
El esfuerzo de analizar las contradicciones de su propio pueblo y su propia identidad le llevó más de diez años de duro trabajo. Su admiración juvenil por Clarín, circunstancia a la que no siempre se le da toda la importancia que merece cuando se analiza su estilo, se percibe en las descripciones y sobre todo en la construcción psicológica de los personajes. No es gratuita la cita en su prólogo a la segunda edición de Walt Whitman “Esto no es un libro, es un hombre”.

Carlos (V) pretendiente al trono durante la Primera Guerra Carlista (1833-1840)

Pese a encontrarse en las antípodas del carlismo, Unamuno no quiso escribir una obra maniquea. Como hace otro antagonista del carlismo, Baroja, en Memorias de un hombre de acción o Zalacaín el aventurero, prefiere ubicar la acción en el seno de una familia carlista. Nunca hay que perder de vista que los vascos y navarros sufrieron las contiendas carlistas más que ninguna otra región española. Para quienes fueron ajenos a la causa el dolor que esta generó en su tierra fue tan gratuito como imperdonable. Pese a todo, humanizar al adversario siempre es el mejor sistema para comprenderlo y asumir la sinrazón trágica de cualquier guerra.
La acción se centra en los personajes anónimos quienes en palabras de Unamuno constituían la “intrahistória”. Las vidas anónimas de Pedro Antonio, un bilbaíno chocolatero antiguo combatiente por la causa de Carlos (V), su hijo Ignacio, voluntario del nuevo pretendiente Carlos (VII), y algunos de sus vecinos esbozan las distintas sensibilidades de los vascos. Esta sociedad conservadora, amante de sus fueros y costumbres, simpatiza con don Carlos no por pura lealtad a su rama dinástica, sino porque ve en él como una posibilidad de mantener sus tradiciones, base de su identidad.

Carlos (VII) pretendiente al trono durante la Tercera Guerra Carlista (1872 a 1876)

Por encima de este retrato colectivo, Paz en la Guerra es un viaje por el interior del individuo, desde la seguridad de las convicciones, hasta la desolación de pensar que nada en lo que se creyó merece la pena. Una vez atrapado en el nihilismo, el hombre acentúa su individualismo casi hasta llegar al solipsismo. A lo largo del proceso su angustia existencia se desborda, hasta que por fin se reconcilia con su desamparo. En ese momento, el hombre accede a la ataraxia y se libera de su sufrimiento, descubre la “paz”, una paz muy ambigua y relativa, en lo profundo de la “guerra” de tragedias personales y sociales que depara la existencia.

Grabado del Bilbao de finales del S XIX


No se debe olvidar que durante los últimos años de redacción de esta novela, Unamuno padeció su famosa crisis espiritual que le condujo a intentar una forzosa conversión al cristianismo. El mencionado elemento de angustia existencial que asalta a Pedro Antonio al final de la novela planeaba sobre la vida del autor en aquella época de un modo cada vez más acuciante. Tras la crisis, Unamuno ya no volvió a ser el mismo ni a escribir igual. Mantuvo muchas de sus ideas, pero nunca las volvió a explicar desde una óptica realista como hizo en su única novela.

lunes, 5 de enero de 2015

Diablo



Siempre sabes seducirme.
No te importa el lugar.

Cuando me sorprendes en el escritorio
enfermo de orgasmo intelectual
extiendes tus alas negras
tus colmillos y unas garras con guantes.

Tu aliento de azufre esconde preguntas.
Ya tienes mi mente.

En la ópera tu voz suena a cristal.
Los colores se sonorizan
en tu cuello.
Me arrancas unas lágrimas.
Tienes mi sensibilidad.

Eres águila y murciélago.
                                               Bíblica serpiente
quiero ser tu veneno.

En mis tiendas de ropa te disfrazas
de humilde dependiente
(con un estilo en que no crees).
Desnudaría tus hombros para besarlos.

Mi pecado de lujuria
                                   aún no te lo he regalado.
Dame esa carne. Y te lo habrás ganado.

Sólo si salgo de fiesta tu cuerpo es de mujer.
Estás en la bebida
y en los pechos con forma de miel.
Los besaré como un niño.

Dame tu amor
y tuyas serán las vivas ideas de mi infancia.

Si visito una iglesia
cambio la Cruz por ti. Piel escarlata.
Dientes de hierro.
Lengua de mujer. Palabras de hombre.

Tu dualidad señor de las tinieblas
subyuga mi curiosidad.

¿Eres mujer? ¿Eres hombre?
¿Eres sólo el objeto de una realidad?
Tú conoces mi deseo
grande y sádico Satán.

Te vendo mi alma
y no exijo promesas de eternidad.

5 de septiembre de 2014

Eduard Ariza

lunes, 8 de diciembre de 2014

Blanca



La quemadura del hielo.
Esa fue mi primera impresión de tu ser.
Y fueron tus ojos densos de oscuridad
los que rompieron mi frialdad.

Aquellos ojos tan sedosos de luz
No imaginaban cuantas fantasías
trazaron desde ti mis pasiones
en menos de un segundo.

Nunca supieron al cerrarse
que cuando tu boca tocó la mía
se agitó en mi interior
una complicidad dormida hace tiempo.

Cuando la desnudez de tu cuerpo
inundó la mía
una ataraxia de erotismo
a través de tu tacto encendió mi esperanza.

31 de Julio de 2014

Eduard Ariza

lunes, 10 de noviembre de 2014

Barrio de Gracia (BCN)



Pueblo metamorfoseado en ciudad.
Un fósil de intimidad
se respira en tus calles.

Cuantos usos tienen tus parques,
fantasías de niños
alcobas de amantes.

Yo he visto en tu gente
la caricia de una sonrisa.
Y por tus calles paseando

descubrí tantos recuerdos
que al volver me enferma
la fragilidad de la melancolía.

31 de Julio de 2014

Eduard Ariza